Comparte esta noticia con tus contactos

Miami. – El alcalde de la ciudad más poblada del condado de Miami-Dade, el epicentro de la COVID-19 en Florida, Francis Suárez, afirma que frenar el avance del virus sin destruir la economía es posible todavía si la ciudadanía coopera, pero no descarta imponer una nueva cuarentena.

«Es algo que estamos analizando cada día y vamos a tener que tomar decisiones muy difíciles en los próximos días si esto no mejora», subraya en una entrevista con Efe este martes.

«Si esto fuera cosa solo de un virus -agrega- no habría problema, cerraríamos la ciudad mañana, pero va a afectar a los miles de personas el hecho de cerrar la economía por completo, es algo que se tiene que balancear con la realidad que tenemos en una pandemia».

Cuando se le pregunta por los 15.300 casos nuevos en un día que Florida registró el 12 de julio, la mayor cantidad diaria en todo Estados Unidos desde que se inició la pandemia, responde que «no es positivo» desde ningún punto de vista.

No obstante, considera «un poco fuerte» comparar la situación actual en Miami-Dade con la que había en la ciudad china de Wuhan cuando se inició la pandemia, como hizo la víspera una médica especialista en enfermedades infecciosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.