Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Vinicio Castillo

El abogado de Alexis Medina, principal im­putado en el denominado “Operación AntiPulpo”, ha revelado que Danilo Medi­na, hermano de su defendi­do y Presidente de la Repú­blica Dominicana hasta el pasado 16 agosto, no sabía que su hermano hacia ne­gocios con el Estado y que fuera un suplidor o contra­tista del mismo.

La revelación de Dani­lo Medina no ha sido creí­da por la población, ya que hacer operaciones por cer­ca de 5 mil millones con diferentes instituciones del Estado y lograr los pa­gos correspondientes de los mismos, era imposible hacerlas ocultas frente al hombre más informado que es el Presidente de la Repú­blica.

Pero, más aún, de la úni­ca forma que Alexis Medi­na podía lograr libre acceso a las distintas operaciones multimillonarias era por su condición de hermano del Presidente. Otro ele­mento contra la asevera­ción del expresidente Medi­na, es que la mayoría de los pagos, miles de millones, se hicieron en período de transición. Ningún chofer o testaferro de Alexis Medi­na tenía influencia ni poder suficientes para lograr esos pagos, que por sus montos no podían pasar desapare­cidos frente al Jefe del Es­tado y los funcionarios que autorizaran los mismos.

Más grave aún, la versión de Danilo Medina derriba la principal defensa de su her­mano Alexis de que, al decir de su abogado, era un em­presario suplidor y contra­tista del Estado.

La red de testaferros usados para recibir miles de millones provenientes del Estado puede conducir la investigación a graves acusaciones de Lavado de Activos.

El interés de ocultar quién era el beneficiario final del dinero compli­ca la situación jurídica.

Si se quería ocultar quién era el dueño real de los bene­ficios económicos era por­que se sabía que un her­mano del Presidente no puede ser contratista ni su­plidor del Estado. Eso es Crimen Precedente. Cons­tituye Prevaricación que está tipificada en Constitu­ción y en Código Penal.

El pueblo dominicano tiene el gran anhelo de que se haga justicia, sin odios ni vendettas políticas, pe­ro con castigos ejemplares respetando el debido pro­ceso frente a cada impu­tado. El caso “Operación AntiPulpo” es histórico. Nunca habían sido proce­sados dos hermanos de un Presidente criminalmente. Eso envía poderoso men­saje de que no habrá impu­nidad.

Soy del criterio que ese mensaje ayudará mucho a disciplinar a los funciona­rios de este gobierno, que en el futuro lo pensarán dos veces antes de cometer actos corrupción.

El mérito histórico de haber creado una Procura­duría General de la Repú­blica independiente es sin duda del Presidente Luis Abinader. Y su mandato puede implicar un antes y un después en materia de persecución contra la co­rrupción.

¡Que la justicia y la ver­dad prevalezcan!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *