Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Carlos Manuel Gonzales Silfa

En principio entiendo que la iniciativa de reducir el tamaño del Estado Dominicano y la propuesta de eliminar 57 de sus Instituciones, en aras de promover su eficiencia y generar ahorros presupuestarios, presentada por la LIC FARIDE RAFUL Senadora Electa del Partido del próximo Gobierno, PRM DN, es sin lugar a dudas oportuna, bien intencionada y plausible.

Las razones que la Diputada y Senadora Electa argumenta no se discuten; no obstante de manera general lo que plantea la iniciativa en el caso de las nueve Instituciones del Sector Agropecuario Oficial es el retorno a la estructura prevaleciente originalmente hasta la aparición de cada una  de las cuales ahora se propone sean  re asimiladas por el Ministerio de Agricultura, volviendo a la dependencia original, que por haber fracasado en cada una de las áreas de su incumbencia les dio origen y justificación en su momento, a cada una de ellas supuestamente para hacerlas más efectivas y eficientes.

Podemos establecer con propiedad que de esas nueve instituciones,  el INSTITUTO NACIONAL DE LA UVA, no corresponde a ese patrón, porque su existencia y origen se justifica por la especialización y el potencial de la Vitivinicultura, que en todas esas Regiones Vitivinícolas Desarrolladas del mundo se ha logrado por haberse asumido  la actividad, con la seriedad que demanda como estrategia de Estado, donde el Estado funciona y juega su rol; por lo que ha logrado en cada  uno de los Países del mundo, resolver por sí sola unas veces en menos en menos de las dos décadas, que ya tiene operando el INUVA, logrando revertir las condiciones de marginalidad y miseria de zonas que como en el Valle de Neyba, presentan serias limitaciones, agroecológicas y socioeconómicas, y por lo tanto requieren de respuestas y estrategias de largo plazo como solución de Estado para superar su marginalidad y  su atraso.

En el Valle de Neyba se cultivan Vides probablemente desde la época de la Colonización y Conquista de Quisqueya o Haití. Tomando como referencia la bibliografía sobre la Isla de Santo Domingo, de Antonio del Monte y Tejada quien cita al Cronista de Indias Fray Bartolomé de las Casas, cuando narra haber escuchado a Cristóbal Colón decir: Que había visto y probado “Uvas tan dulces y hermosas cultivadas en la Isla de la Española, como las que había visto y probado en España”.

En 1938 se iniciaron los primeros esfuerzos de tecnificación del Cultivo de la Uva cuando El Dictador Rafael Leonidas Trujillo contrató en España al Técnico José Santos, quien asistido por Don Horacio Vásquez (Papá Vásquez), comenzó a introducir Técnicas de Cultivo y elaboración de mostos, o jugo de uva sin fermentar, y vinos entre los productores artesanales de entonces.

En 1957 Trujillo contrata al Doctor en Horticultura Don Manuel Téllez de Vasconcellos, portugués, quien, en su informe al Gobierno Dominicano fechado en Roma en 1961, establece que en el Valle de Neyba y otras Regiones Áridas de la Republica Dominicana, existen las mismas condiciones agroecológicas para el desarrollo de una Región Vitícola como las existentes en cualquiera de las zonas Vitícolas del mundo.

Desde la época de la Colonia hasta finales de la década del 1980 un sin número de iniciativas de varios Gobiernos, se sucedieron de manera aislada, generando altas y bajas en la actividad, pero no como Plan de Estado, al punto que el cultivo no era considerado como tal ni siquiera en las estadísticas oficiales de la Secretaria de Estado de Agricultura. Ello a pesar de que en la Zona del Valle de Neyba la Vitivinicultura para entonces ya era una de sus principales actividades económicas y ocupación de mano de obra con un área bajo cultivo superior a las 6,000 tareas beneficiando a más de 600 familias como resultados del financiamiento al fomento de Viñedos con recursos del Proyecto FIDA III, a mediados de la década vía el Banco Agrícola. Estos datos fueron establecidos por el Primer Censo Vitícola realizado posteriormente por el PROGRAMA NACIONAL DE DESARROLLO VITICOLA creado en febrero de 1990 por la lucha y demanda de atención oficial al sector, liderada por la Asociación de Viticultores del Valle de Neyba Inc. (AVIVANE), mediante resolución del AGRON. MANUEL DE JS AMEZQUITA, Secretario de Estado de Agricultura, que se oficializa el cultivo con el surgimiento del Programa Nacional de Desarrollo Vitícola, con sede en Neyba con un Consejo Directivo, la misma que ocho años más tarde en 1998 el Legislador asigna al INUVA en su Consejo de Administración en la Ley 27-98.

En 20 años de funcionamiento, 2000 – 2020 el Consejo Presidido desde la Gestión del ING. AGRON ELIGIO JAQUEZ hasta la del ING. AGRON OSMAR BENITEZ; desde el presidente AGRON. HIPOLITO MEJIA DOMINGUEZ, pasando por el presidente DR. LEONEL FERNANDEZ REYNA, hasta el presidente saliente LIC. DANILO MEDINA, el INUVA ha operado sin CONSEJO DE ADMINISTRACION, sin el REGLAMENTO que manda la LEY APROBADA POR EL CONGRESO, pero sobre todo sin ninguna PLANIFICACION NI A CORTO, MEDIANO O LARGO PLAZO Y SIN EL NINGUN INTERES DE ALGUNO DE LOS 5 PRESIDENTE DE LA REPUBLICA.  Así mismo ha operado sin UNA CLARA VISION SOBRE LAS POSIBLIDADES QUE ENCIERRA LA VITICULTURA EN UNA ESTRATEGIA DE LARGO PLAZO PARA PROMOVER EL DESARROLLO CON ELLA COMO EJE DE PRODUCCION AGROINDUSTRIAL.

Finalmente hago un llamado tanto al Presidente Electo LIC. LUIS ABINADER, a la Senadora Proponente FARIDE RAFUL, a los demás Legisladores (as), especialmente a la SENADORA ELECTA  DE NUESTRA PROVINCIA BAHORUCO LIC MELANIA SALVADOR DE JIMENEZ, a la DIPUTADA Y DIPUTADO ELECTOS y los LEGISLADORES/AS DE las Provincias de la Zona Fronteriza y nuevos integrantes de las dos Cámaras del Congreso Nacional y al liderazgo Político y del Sector Agropecuario del PRM;  para que ponderen la posibilidad de en lugar de la eliminación del INSTITUTO NACIONAL DE LA UVA relanzarlo y sobre todo entender la importancia de su permanencia y funcionamiento, siempre y cuando el ESTADO DOMINICANO, EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA Y EL NUEVO GOBIERNO LO TOMEN EL SERIO, ASI COMO A LA ACTIVIDAD QUE ESTABA LLAMADO A VEINTE AÑOS A DESARROLLAR Y CON ELLA DE PASO LAS MISERAS CONDICIONES DE VIDA DE LA GENTE DEL VALLE DE NEYBA Y OTRAS REGIONES SIMILARES DEL PAIS, ELLO A MENOS  QUE NO TENGA EL PRESIDENTE LUIS ABINADER Y SU NUEVO GOBIERNO UNA MEJOR E INMEDIATA ALTERNATIVA PARA PROMOVER EL DESARROLLO DE LAS PAUPERRIMAS CONDICIONES DE NUESTRAS COMUNIDADES DEL VALLE DE NEYBA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.