Comparte esta noticia con tus contactos

Estados Unidos. – Más de un mes después de la elección de Joe Biden, una multitud que portaba gorras rojas con la inscripción «Make America Great Again» invadió el sábado la capital estadounidense para exigir «cuatro años más» de presidencia de Donald Trump y volvió a denunciar un fraude masivo en las elecciones presidenciales.

A pesar de un último y decisivo revés el día anterior ante la Corte Suprema, miles de partidarios de Trump salieron a la calle para mostrar que están convencidos de su victoria en las elecciones de noviembre.

En un ambiente festivo, varios miles de ellos se reunieron en Freedom Plaza, no lejos de la Casa Blanca.

«No vamos a ceder», promete Luke Wilson, un hombre de sesenta años originario de Idaho, ondeando una bandera que defiende el porte de armas.

Una «injerencia extranjera», un software electoral que habría borrado millones de votos destinados al presidente: estas y otras razones son citadas por los manifestantes para explicar el «robo» que habría sufrido el magnate republicano.

«El pueblo estadounidense es víctima de una gran injusticia», asegura a la AFP Dell Quick, un asiduo concurrente a los actos en favor del presidente saliente, a quien la elección de Biden le parece «completamente imposible».

Por falta de pruebas tangibles que respalden las acusaciones de «fraude masivo», las aproximadamente cincuenta denuncias presentadas por los aliados de Trump en todo Estados Unidos han sido desestimadas por los tribunales o retiradas, con una sola excepción.

Todos los estados han certificado formalmente sus resultados, otorgando la victoria a Biden, y el Colegio Electoral validará el lunes el triunfo del demócrata, que asumirá el cargo el 20 de enero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *