Comparte esta noticia con tus contactos

La convivencia obligatoria que supone para las familias el distanciamiento social por el coronavirus puede aumentar el riesgo de sufrir agresiones en el caso de las mujeres víctimas de violencia de género, que se ven obligadas a compartir constantemente el espacio del hogar con sus agresores.

La ministra de la Mujer, Janet Camilo, a través de un comunicado de prensa informó que la institución desarrolla un plan de contingencia para prevenir, controlar y minimizar estos riesgos. Para garantizar la asistencia a las posibles víctimas, serán considerados como servicios esenciales los destinados a su protección, como son la atención psicológica, social y jurídica, tanto a mujeres como a sus hijos, a través la línea Mujer *212, que permanecerá operativa las 24 horas.

En este sentido, en el caso de la asistencia presencial, para casos de rescate y entradas a casas de acogidas se ha dispuesto realizar dichas tareas siguiendo las recomendaciones sanitarias para minimizar el riesgo de la cadena de contagio.

Cabe recordar que el Ministerio de Mujer cuenta con 57 oficinas que sirven de puntos de información para toda la población femenina repartidas en todo el país, que contribuyen a la sensibilización y detección precoz de las situaciones de discriminación y violencia de género, así como facilitar el acceso a los recursos necesarios a las mujeres y sus hijos.

El Ministerio de la Mujer continuará la difusión a través de sus redes sociales (@mmujerrd) de la campaña institucional de concienciación contra la violencia de género y de información sobre este plan de contingencia, en este periodo que manda a protegernos y proteger a los demás, donde se hace necesario orientar a cada mujer y recordarle que no están solas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.