Comparte esta noticia con tus contactos

Internet es una de las herramientas más importantes que tiene la sociedad para mantenerse en contacto con los demás en tiempos de pandemia. Sin embargo, para no correr ningún riesgo, es importante que el usuario conozca bien el funcionamiento de su router: ese dispositivo con forma de caja que te permite conectarte a la red gracias al WiFi. Con el fin de que seamos capaces de conocer su funcionamiento, y de protegernos de cualquier ataque o intento de robo, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) ha compartido una guía los pasos que los usuarios deben dar para convertir su conexión en una fortaleza.

«El router es el dispositivo que nos permite conectarnos y navegar por Internet. Configurarlo de manera correcta evitará, en gran medida, que alguien sin permiso utilice nuestra Red e invada nuestra privacidad y seguridad», explican desde INCIBE a este respecto. De acuerdo con la institución, lo primero que debemos hacer cuando adquirimos un router nuevo es revisar su configuración para comprobar si es suficientemente segura. Para ello debemos coger la dirección IP del dispositivo y ponerla en el navegador que queramos, ya sea Chrome, Safari o cualquier otro.

Conoce tu WiFi

Tras realizar la búsqueda, el usuario verá cómo le salta una pantalla en la que se le solicitan las credenciales de su router para comenzar la configuración. «En ocasiones, suelen venir escritas por defecto en el propio router, otras veces suelen ser genéricas, del tipo user:admin / password: admin user: admin / password: 1234», explican desde INCIBE. Una vez ingresadas, accederemos al menú de configuración, que estará dividido en varios apartados. Aunque los proveedores de servicios de internet ofrecen un diseño propio y los elementos del menú pueden variar, en líneas generales, contienen opciones y apartados bastante parecidos.

El primero es «Mi red local», que es donde aparecen recogidos los dispositivos que están conectados al router. También es habitual que en este apartado se recojan los que lo han estado en el pasado, por lo que se puede comprobar gracias a ello si algún tercero ha estado conectado a la red en algún momento sin que nos demos cuenta. También podremos comprobar la información de la red, como el nombre, la clave y el protocolo de seguridad desde el apartado «WiFi».

En «Información y diagnóstico» encontraremos el estado de las distintas funciones y servicios del router, como internet, teléfono, la red WiFi o la alimentación. A su vez, podemos comprobar los parámetros del sistema para conocer los datos del tipo de router, su número de serie y otros datos técnicos. Por último, veremos una opción de «Configuración avanzada», desde donde podremos acceder a una amplia variedad de configuraciones, como la del «firewall», que permite modificar el nivel de protección del router. «Una vez estemos familiarizados con los distintos apartados y secciones de la interfaz, podremos comenzar a realizar las modificaciones en nuestro router. Las posibilidades son muchas, pero nos centraremos en aquellas configuraciones que nos ayuden a aumentar la seguridad de nuestro router y de los dispositivos conectados a la red», dicen desde el Instituto Nacional de Ciberseguridad.

Actualiza

Desde el menú de configuración el usuario puede hacer los cambios necesarios para que el dispositivo sea lo más seguro posible. Y para conseguirlo, es importante que, como cualquier dispositivo electrónico, se mantenga actualizado y, de este modo, se eliminen posibles vulnerabilidades que hayan sido descubiertas por el fabricante. En el menú del WiFi, el usuario podrá encontrar un apartado en el que aparecerá «Actualización del software», aunque desde INCIBE explican que en función del modelo el nombre puede ser diferente: «Una vez hagamos clic, se nos informará de si el dispositivo está ya actualizado a la última versión, o nos proporcionará una opción para hacerlo. Conviene entrar de vez en cuando a la opción para llevar a cabo esta comprobación y prevenir posibles brechas en la seguridad de nuestra conexión a internet».

Cambia la contraseña

Los router vienen de fábrica con claves y nombre predeterminados con los que el usuario puede emplearlos. Sin embargo, para evitar riesgos, es importante cambiarlos en cuento encontremos un hueco para ello. Para realizar la operación, y mejorar la seguridad del router, se debe buscar la opción de cambio de contraseña en «Configuración avanzada» y en «Administración», que es donde suele estar recogida normalmente. Allí se nos dará la opción de realizar el cambio. «Es fundamental que utilicemos una contraseña lo suficientemente robusta para proteger el acceso a la interfaz de configuración de nuestro router», explican desde INCIBE. Asimismo, la institución recomienda utilizar entre ocho y diez dígitos; combinar minúsculas, mayúsculas, números y símbolos; y volver a realizar la operación, al menos, dos veces al año.

Esta operación también debemos realizarla con las claves del WiFi. Para ello tendremos que ir al apartado «WiFi» del menú de configuración y buscar «Clave WiFi principal». El proceso que debemos seguir será similar al que hemos descrito anteriormente. «Es probable que, tras cambiar la contraseña de nuestra red wifi, el router necesite reiniciarse y aquellos dispositivos que estaban conectados a la red, deban reconectarse introduciendo la nueva contraseña como medida de seguridad», avisan desde INCIBE.

También el nombre

Cuando cambiamos contraseñas, y empleamos nuevas claves robustas, resulta más complicado que un ciberdelincuente pueda robárnoslas mediante un ataque y acceder a nuestra red e información. Sin embargo, también es recomendable darle un nuevo nombre a la red WiFi. «El problema reside en que los nombres con los que suelen identificarse por primera vez las redes WiFi poseen información sobre el proveedor del servicio de internet. Un atacante lo suficientemente hábil podría buscar información sobre cómo acceder al panel de administración, credenciales habituales o vulnerabilidades con los que aprovecharse y acceder al dispositivo para luego llevar a cabo las modificaciones que quiera o robar información fácilmente», alertan desde INCIBE.

Para ello, es importante utilizar un nombre aleatorio o que no pueda vincularse con nosotros o nuestro proveedor de internet. La mayoría de routers también ofrecen una configuración añadida para ocultar el nombre de la red WiFi. Esta es una medida para evitar que terceros traten de conectarse a nuestra red. Al marcar la opción de ocultar el nombre, los programas para detectar redes disponibles no mostrarán nuestra conexión.

Filtra los dispositivos

Una de las mejores medidas de seguridad que podemos tomar para mejorar la seguridad de nuestro internet doméstico es filtrar los dispositivos que cuentan con acceso. Esto se puede conseguir en el apartado de «WiFi» o «Redes». Si pulsamos encima aparecerá una función que permite el filtrado de MAC, que es un código único que incluyen los dispositivos electrónicos.

Para conocer los nuestros debemos fijarnos en el sistema operativo y en el fabricante. Con una rápida búsqueda en internet del modelo del dispositivo podemos encontrar la forma de acceder a la información. Por ejemplo, en el caso de un iPhone, deberemos ir a «Ajustes», «General» y «Dirección WiFi». Allí nos aparecerá reflejado el MAC. Si su «smartphone» es Android, la ruta será «Ajustes», «Acerca del teléfono» y «Estado». También hay algunos móviles en los que hay que ir a «Ajustes», «WiFi» y «Ajustes avanzados o ajustes adicionales».

Crea una red de invitados

Cuando tenemos invitados en casa es bastante habitual que alguno consulte por la clave del WiFi para poder conectar su teléfono. Para estos casos, lo más seguro es que tengamos habilitada una red de invitados que sea independiente a la conexión que utilizamos en casa. De este modo, evitaremos riesgos innecesarios en caso de que el dispositivo de el visitante haya sufrido alguna infección por código malicioso sin darse cuenta. «Además, podremos limitar ciertos parámetros en esta red como, por ejemplo, el ancho de banda o el tiempo de conexión. Dependiendo del modelo del router, es posible que podamos llevar a cabo configuraciones adicionales, como limitar el tiempo de conexión o el ancho de banda», explican desde INCIBE.

La opción para crear una red de invitados también está recogida en el menú de configuración del router al que hemos accedido desde el navegador. En el menú puede aparecer recogida como «Red para invitados». Sin pinchamos encima podremos ponerle contraseña y, en función del modelo, modificar los parámetros que se quiera.

Cuidado con los niños

Internet puede ser una herramienta importante para el aprendizaje de un niño, especialmente con el Covid-19 sobrevolando, pero es importante marcar unos límites. Para evitar riesgos podemos activar el control parental, que permite bloquear ciertas páginas webs que no sean apropiadas para los mas pequeños de la casa. «Incluso, permite filtrar ciertas palabras para que, en caso de encontrar una web con dichos contenidos, ésta se bloquee y no lleguemos a acceder a ella», recuerdan desde INCIBE.

No todos los routers en el mercado disponen de la opción de WiFi parental. En caso de que esté disponible, se puede comprobar en el menú. También hay casos en los que es posible limitar incluso el timepo de conexión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *