Comparte esta noticia con tus contactos

SANTIAGO. – De acuerdo a informaciones, un niño, de un año y cinco meses de edad, murió de hambre, tras ser alimentado solo con agua de azúcar, luego de que sus padres fueran impedidos de bucear en el vertedero de Rafey en Santiago.

Según una fuente, tanto el hoy fallecido como sus seis hermanos pasan hambre debido a que sus padres no han podido laborar en el vertedero de Rafey tras haberles impedido el acceso.

En los últimos días de vida, al niño lo alimentaban con agua de azúcar.

El infante fue trasladado en varias ocasiones a un centro hospitalario sin obtener ningún resultado. Falleció sin sangre en su cuerpo.

La madre al ser entrevistada dijo que el pequeño se le hinchó y presentaba “bolitas de agua”.

Dijo que no recibió ninguna de las ayudas del gobierno durante la cuarentena.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *