Comparte esta noticia con tus contactos

Suecia.- Un estudio realizado por Karolinska Institute en Suecia reveló que los medicamentos para mejorar la acción sexual, prolongan la vida de los hombres con enfermedad arterial coronaria.

El informe indicó que la impotencia sexual puede ser un indicador temprabo de enfermedad cardiovascular en hombres sanos.

Actualmente, esta condición se trata con alprostadil, un vasodilatador de uso local que endurece el pene, o con inhibidores de la PDE5 como Viagra o Cialis, que se ingieren antes de las relaciones sexuales y que elevan el flujo sanguíneo del pene.

Dado que los inhibidores de la PDE5 disminuyen la presión arterial, hasta hace pocos años estos fármacos no se recomendaban a los hombres con enfermedad arterial coronaria (para evitar el riesgo de infarto).

Pero en 2017, el grupo de investigación médica de Martin Holzmann -profesor del Departamento de Medicina del Instituto Karolinska- demostró no solo que los hombres que han sufrido un infarto toleran bien este tipo de medicamento, sino que, además, el fármaco prolonga la esperanza de vida y protege contra los infartos y la insuficiencia cardíaca.

Ahora, en una nueva investigación, Holzmann y su equipo han comparado el efecto del alprostadil y de los inhibidores de la PDE5 en hombres con enfermedad arterial coronaria estable.

“El riesgo de sufrir un nuevo infarto es mayor durante los primeros seis meses, después de los cuales consideramos que la enfermedad arterial coronaria es estable”, explicó Holzmann.

Por eso, los participantes del estudio habían sufrido un infarto o habían sido sometidos a una dilatación con balón o a una cirugía de bypass al menos seis meses antes de comenzar el tratamiento para la disfunción eréctil.

De ellos, 16.500 hombres fueron tratados con inhibidores de la PDE5 y algo menos de 2.000 recibieron alprostadil.

El estudio demostró que los que recibieron inhibidores vivieron más tiempo y tuvieron un menor riesgo de sufrir un nuevo infarto, insuficiencia cardíaca, dilatación con balón y cirugía de bypass que los que recibieron alprostadil.

El grado de protección dependía de la dosis, de modo que cuanto más frecuente era la dosis de inhibidor de la PDE5, menor era el riesgo.

“Esto sugiere que hay una relación causal” pero “es posible que los que recibieron inhibidores de la PDE5 estuvieran más sanos que los que tomaron alprostadil y, por tanto, tuvieran un riesgo menor”, afirmó Holzmann.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *