Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo. – El expresidente de la República y presidente de la Fuerza del Pueblo, Leonel Fernández, confesó que cuando salió de la Presidencia de la República en el 2012, entendía que había terminado su carrera política, pero señala, que ocurrieron cosas inesperadas para borrar su legado y eliminarlo del escenario político.

Mediante una entrevista que le concedió al periodista Jairon Medrano en El Dinero, Fernández, además, habló sobre su experiencia de Estado y cómo enfrentaría la actual coyuntura económica a propósito de la pandemia del covid-19. Sin embargo, respondió una pregunta de corte político, cuya respuesta textual sigue a continuación: ¿Por qué quiere Leonel Fernández volver a ser Presidente de República Dominicana?

Es una buena pregunta. En realidad, cuando terminé en 2012 para mí mi carrera política había terminado. Yo la daba por concluida. No tenía aspiraciones de volver. Empezaron a ocurrir cosas inesperadas: campañas de descrédito, formas de opacar el legado; destrucción moral y política. Bueno, me obligan necesariamente a tener que reaccionar. En el tiempo el tema no era contra mí. En el tema moral se amenaza la democracia dominicana. Porque lo que se procuraba era mi eliminación del escenario para encontrar el camino abierto y perpetuarse en el poder. El tiempo demostró que así era. No pude ser indiferente a eso. Tenía que actuar. Actué primero dentro de mi propio partido. Había una reacción siempre adversa a las cosas que planteaba y decía.

Entonces, la gente cuando tú asumes una causa te sigue y tú te quedas comprometido con tus seguidores. La gente tampoco ve la lucha política como algo abstracto. Yo puedo decir: «defendamos la Constitución». Sí, está bien, pero ¿luego que defendamos la Constitución, qué? Tienes que ser una alternativa de poder. Circunstancias me han obligado a tener que intervenir de nuevo en el ámbito político, defendiendo la institucionalidad democrática, asumiendo un papel de asegurar que nuestro sistema no será vulnerado ni alterado, porque nos llevaría de nuevo al retroceso y eso te obliga, te compromete, a continuar en la vida política nacional.

Personalmente, yo considero que había ya cumplido un rol. Empecé hace 25 años atrás en el Gobierno en el PLD. Justamente hace 25 años. Teníamos un senador, cuando terminé teníamos 31 senadores.

Desde el punto de vista político teníamos el control del Senado, de la Cámara de Diputados, los alcaldes, gobernadores… Decidimos, para bien, el Poder Judicial, la creación del Tribunal Constitucional, del Tribunal Superior Administrativo, una reforma constitucional moderna, la constitucionalización de los derechos fundamentales, el habeas data y corpus, todo ahí está. No tengo ninguna razón para seguir. Pero resulta que me di cuenta de que los actores políticos, incluso los más próximos a mí, no tenían la madurez para continuar ese proceso. Por lo tanto, me siento comprometido con la democracia dominicana y con tareas inconclusas que están por delante que hubiera deseado que otros la siguieran, pero me veo compelido a seguir en esta causa. Esto que le digo es con toda sinceridad. Fíjese que yo entrego el poder a cambio de nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *