Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Rafael G. Guzmán Fermín

Desde la aparición del homo sapiens se ha entendido que el código de ética y moral de cada raza humana es el mejor y que están vinculados directamente con el centro de la verdad. Actualmente, actos como la esclavitud de seres humanos y sacrificios de personas a dioses paganos son considerados como hechos de barbarie; sin embargo, en el pasado eran sucesos normales cotidianos, lo que deja claro que estos códigos de ética pueden cambiar en el tiempo, pero no así los principios.

Bajo estas disyuntivas, me he preguntado muchas veces cómo habrá de sentirse cierta parte de la cúpula del otrora invencible PLD ante el radical abandono de los principios éticos del boschismo y orígenes de izquierda luego de llegar al poder para transformarse en opulentos políticos-empresarios capitalistas, quienes cambiaron su manera de vivir, adoptando estilos de gustos por las exquisiteces de la buena vida.

En el presente artículo trataremos de explorar las razones del por qué el profesor Juan Bosch abandonó al PRD y el Dr. Leonel Fernández el PLD, para posteriormente descifrar las causas de la estampida del PLD hacia la Fuerza del Pueblo.

Una explicación a esa interrogante podría estar en uno de los conceptos fundamentales de la psicología social: la disonancia cognitiva, que es la desarmonía interna del sistema de creencias, ideas y comportamientos (cogniciones) que siente una persona que tiene al mismo tiempo dos pensamientos que están en conflicto, o por un comportamiento que entra en conflicto con sus creencias.

Una ilustración capaz de facilitar la comprensión de este concepto es la fábula de Esopo de “El zorro y las uvas”: Un día, un zorro sediento se encontró con un racimo de uvas que colgaba en lo alto de una parra. Estiró sus brazos intentando alcanzar las uvas, pero estas estaban lejos de su alcance.

Al final, el zorro se sentó a mirar las uvas con desagrado y dijo que en realidad estaban verdes y sin sabor.

Notemos que las opiniones acerca del estado de las uvas son especulativas y que se ha mentido a sí mismo al negar que tenía ganas de comerlas, cuando en verdad las deseaba. Aquí observamos un caso de “desarmonía” entre una creencia inicial, el “deseo el racimo de uvas para saciar mi sed”, y otra creencia posterior, la del “racimo inalcanzable y no poseer la habilidad para obtenerlo”. En esto consiste la disonancia cognitiva.

Existen ejemplos de disonancia muy comunes que muestran esta contradicción cognitiva: “fumar perjudica la salud, pero me fumo una cajetilla de cigarrillos” o “como militante de izquierda aborrezco la vida de los burgueses, pero ya en el poder me encantan el lujo, la riqueza y la buena vida de ellos”. De acuerdo con psicología social, la teoría de la comparación social explica que existe un impulso dentro de las personas para buscar imágenes externas con el fin de evaluar sus propias opiniones y capacidades, observando imágenes retratadas de otros como algo realista y que se puede obtener, para luego hacer comparaciones entre ellos mismos, con los demás y entre las imágenes idealizadas.

Para comprender lo ocurrido en la psique de la cúpula peledeístas expondremos tres segmentos:

1.- CREENCIAS RECHAZADAS:
Es cuando un individuo enfrenta una información externa que no va acorde con sus creencias y rechaza dicha información. Esto puede ser constatado en el estudio del psicólogo Leon Festinger (1956) sobre una secta que rendía culto a alienígenas, donde solo los pertenecientes a ese grupo sectario podrían sobrevivir. Algo parecido ocurrió a lo interno de la cúpula sectaria peledeísta.

Parte de cómo se perciben, juzgan y valoran las personasproviene del concepto que tengan de sí mismos, lo que determina nuestra sensación de capacidades en la vida. Esto explica por qué los peledeístas de la base ya no tienen un referente ético-ideológico de dónde aferrarse, pues perdieron su autoestima e identidad como partido al renegar las creencias de Bosch, derrumbándose como un castillo de naipes cuando se les fue su principal carta y referente ideológico, Leonel Fernández.

2.- SUMISIÓN INDUCIDA:
Es cuando una persona no encuentra satisfactorio realizar una actividad en la cual no cree, y entonces se busca que realice la actividad de forma obligatoria a cambio de una recompensa externa. Esto se observa en el estudio del psicólogo James Carlsmith (1959), donde seleccionó 71 estudiantes universitarios para ver las consecuencias cognitivas de “cumplimiento forzoso”, o sea, de mentir sobre una determinada experiencia a cambio de una remuneración.

Resultados que son similares a lo sufrido por los peledeístas luego del fraude y división, donde una parte fue inducida forzosamente a quedarse a cambio de recompensas dentro del Estado, o la sumisión por medio del miedo y chantajes.

3.-LIBRE ELECCIÓN.
Es cuando tomamos libremente una decisión compleja de naturaleza irrevocable y solemos subvalorar otras alternativas y a la vez justificar la seleccionada. Aquí se establece la parte más importante para que esa militancia manipulada, engañada, extorsionada y defraudada por su maquiavélico líder pueda elegir correctamente su destino y salvarse del naufragio junto a esa cúpula comprometida con los actos de corrupción más repugnantes de la historia política, pues ese partido no es en sí una entidad política, sino utilizado como una guarida protectora.

En este contexto, debido al conflicto de creencias de disonancia cognitiva fue que el profesor Juan Bosch y el Dr. Leonel Fernández tomaron el paso 3 de la “libre elección”, y abandonaron sus partidos para formar otro, en donde pudieran continuar el desarrollo de sus creencias sin ser contradictorias con la declaración de los principios partidarios.

Finalmente, aprendamos de la sabia moraleja de la fábula de Esopo: “Cuando algo es muy difícil de conseguir, lo mejor es ser honestos con nuestros sentimientos”, pues ella será una poderosa luz dentro del túnel de la armonía interna que nos conducirá a los principios, creencias, valores y aptitudes del ser humano en el trascurso del tiempo, razones por las cuales nadie detendrá la estampida del PLD hacia la Fuerza del Pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *