Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Miguel Franjul

Con 4,400 ciudadanos contagiados por Covid, es demasiado alta la carga de trasmisibilidad del virus en todo el país.

Solo con una de las nuevas subvariantes de la cepa ómicron, la denominada BA.5 tenemos motivos para elevar las alertas.

Porque esa subvariante y su gemela, la BA.4, son las que hoy están causando el incremento de 30 por ciento de los contagios en el mundo y del 54 por ciento en los Estados Unidos.

Tienen la particularidad que se burlan fácilmente de la inmunidad natural o vacunal y son más resistentes a los antídotos. Además, tienen más poder de contagio, a razón de cinco personas por cada infectado.

Ya comenzamos a ver los efectos de esta danza macabra de la combinación de variantes y subvariantes gravitando en todo el país, sin excepción.

Los boletines hablan por sí mismos. Los casos diarios han trepado a más de mil, aunque las experiencias de los afectados indican que los síntomas son más leves.

Las sociedades especializadas, el Colegio Médico y el gremio de las enfermeras están llamando a reforzar las medidas de prevención y de higiene. No es para menos.

Estamos en camino a una nueva emergencia sanitaria y nadie puede bajar la guardia.

Con razón la directora del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos ha dicho, para ilustrar la situación, que “no hace falta contar las gotas de lluvia para saber lo fuerte que está lloviendo”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.