Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo. – En febrero, recién firmado un contrato por US$65 millones y cuatro años, Marcell Ozuna convocó a la prensa a su restaurante GeyMar Barra Food Truck en Boca Chica y entre las preguntas que no faltaron fue la posibilidad de volver a uniformarse con los Gigantes, lo que el jardinero vio como muy remoto.

Pero el mundo pareció írsele abajo a Ozuna en junio, cuando fue arrestado en su hogar en Georgia por violencia doméstica, un abismo que parece haber superado en los tribunales y evitará males mayores con un programa de violencia familiar de 24 semanas, junto con 200 horas de servicios comunitarios.

Ozuna, que no juega desde el 25 de mayo cuando se lastimó dos dedos de la mano izquierda, fue incluido el martes en el roster semanal de los Gigantes del Cibao, con quien no participaba desde 2015, en un intento por retomar la forma ante el incierto futuro de cuándo volverá a aparecer en un partido del Big Show.

La MLB espera un veredicto final de la corte para entonces determinar el tamaño de la sanción que en Atlanta pronostican que podría ser de entre 60 y 80 partidos.

Robinson Canó también daba por terminada su etapa en Lidom, sobre todo después de las Estrellas ganar en 2019, hasta que hace un año se conoció su segundo positivo, uno que le costó una suspensión de un año y US$24 millones.

Habilitado para volver a la Gran Carpa en 2021, el circuito dominicano ha sido su plataforma para mantenerse activo, tanto en el curso pasado como en el actual.

En Nueva York le espera un entorno desconocido a la fecha, al tomarle la palabra al presidente del equipo, Sandy Alderson, que dijo al Newsday el sábado que “la forma en que lo reciban (los Mets) dependerá de cómo se conduzca y se explique entre ahora y los entrenamientos de primavera. Gran parte de cómo responderán los fanáticos depende de cómo se conduzca”.

Ramón Laureano, sancionado también por fallar a una prueba, no estará disponible para regresar con los Atléticos hasta mayo y ya ha avisado a los Tigres que se integraría al club.

Nomar Mazara solo jugó en la liga 15 partidos en la campaña 2014-2015 y desde entonces no ha vuelto.

Hoy desempleado en la MLB está programado integrarse al Licey, una oportunidad para mostrar a los equipos el combustible que le queda en el tanque.

El domingo durante su exaltación al Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano, David Ortiz agradecía a su experiencia de haber jugado en la Lidom con escasa experiencia en ligas menores y coincidir en el Escogido con bigleaguers ya establecidos en la Gran Carpa le disparó la autoestima.

“Apenas había jugado Clase A (1996) pero cuando me meto en un dugout tengo un Sammy Sosa, un Raúl Mondesí ya establecido en Grandes Ligas y eso me dio a mí la confianza de ponerme en mi mente que yo era un Grandes Ligas. De ese popi salió el Papi (risas)”, dijo Ortiz.

Albert Pujols ha debutado en el circuito a punto de cumplir los 42 años, un movimiento que le ha permitido hacer el doble play de dar la oportunidad al público de verlo jugar y de mantenerse en ritmo en su meta de alcanzar los 700 cuadrangulares.

La edición 2021-2022 ha presentado un menú de figuras que para encontrar un parangón hay que remontarse al torneo 1994-1995, a raíz de la huelga de peloteros en la MLB.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *