Comparte esta noticia con tus contactos

Carlton Funderburke es pastor de una iglesia ubicada en Kansas City (Missouri, EEUU). Tras el incidente, se disculpó a través de un video difundido en las redes sociales.

En el audiovisual el religioso califica como «inexcusable» el discurso que dio el pasado 7 de agosto en su congregación.

“A pesar de que hay un contexto detrás del contenido de la grabación, ningún contexto será suficiente para explicar el dolor y la angustia que causé con mis palabras“, dijo Funderburke que asegura está arrepentido de su acción.

«He hablado con aquellos de los que soy responsable y he recibido su corrección e instrucción. De manera privada también me he disculpado con nuestra iglesia, que me ha extendido su amor y apoyo”, añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.