Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Redacción

La pandemia del Covid-19 es una de las mayores amenazas a la salud de los ciudadanos.

Por tanto, el gobierno jamás debe escatimar recursos económicos ni de logística humana para enfrentar esa amenaza, porque la protección de la salud, según la Constitución, es un deber del Estado.

Hace bien, por tanto, el Ministerio de Salud Pú­blica de facilitar en gratuidad las analíticas de laboratorios y la aplicación de las pruebas PCR para diagnosticar el Covid-19, como cabe ha­cerlo también para otras enfermedades epidé­micas en su red hospitalaria.

Si las empresas aseguradoras de servicios de sa­lud o los laboratorios privados priorizan el as­pecto pecuniario más que cualquier otro a la hora de dar coberturas de las pruebas antigé­nicas o diagnósticas, el Estado no puede renun­ciar a su obligación de asumir ese deber con to­dos los recursos a su alcance.

En el caso de la pandemia, las pruebas PCR son vitales para detectar a los contagiados, someterlos a los tratamientos que correspon­dan, aislarlos del resto para que no retrans­mitan el virus y salvarles la vida, en la medi­da de lo posible.

El Ministerio de Salud Pública está anuncian­do que dispone de 200 mil pruebas antigénicas y que espera pronto recibir 500 mil PCR para aplicarlas gratuitamente a todos los que las ne­cesiten en los hospitales de la red pública.

Una gran noticia que alivia los temores y pre­ocupaciones que sintió la población al anun­ciarse que las prestadoras de servicios de sa­lud sólo cubrirían una prueba gratis por año, lo que implicaría onerosas cargas para los ciudadanos de clase media y baja, aunque tu­viesen seguros contra riesgos de salud.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *