Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo. – Con el nombramiento de la nueva membresía del Tribunal Superior Electoral, el presidente Luis Abinader concluiría un ciclo de renovación de todos los poderes fácticos del país, a menos de un año de su gestión gubernamental.

El primer órgano en ser renovado fue el Consejo Nacional de la Magistratura, que se dio automáticamente con el ascenso al poder de Abinader y el Partido Revolucionario Moderno, rompiendo una hegemonía de 16 años de control en manos del Partido de la Liberación Dominicana, bajo los mandatos consecutivos de Leonel Fernández y Danilo Medina.

Con su mayoría en el CNM, Abinader propició la renovación de cuatro vacantes en el Tribunal Constitucional con la elección de: Eunisis Vásquez Acosta, María del Carmen Santana de Cabrera, José Alejandro Vargas y Manuel Ulises Bonelly Vega.

Cabe resaltar que en la Suprema Corte de Justicia solo correspondía evaluar al juez de la Segunda Sala Penal, Francisco Ortega Polanco, el cual fue ratificado.

Actualmente el CNM evalúa a 77 aspirantes a llenar a los cinco puestos del Tribunal Superior Electoral.

LIDERAZGO ABINADER. El liderazgo de Abinader fue determinante para el Senado de la República escoger la Junta Central Electoral, presidida por Román Jáquez.

En todo momento se impuso su criterio de que al órgano no entraría personas con vínculos políticos.

La mayoría de legisladores del PRM y aliados fue determinante para la renovación de la Cámara de Cuentas de la República Dominicana, presidida por Janel Ramírez Sánchez.

El Defensor del Pueblo fue e otro órgano descentralizado escogido por el Congreso que lideran el presidente Abinader y el partido oficialista. Pablo Ulloa es el nuevo titular.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *