Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo.- La procuraduría General de la República en un expediente que dirigió en el caso de homicidio del catedrático Yuniol Ramírez Ferreras, por el imputado Argenis Contreras aseguró que el victimario después de cometer el crimen, realizó un sin número de artimañas para desaparecer el cadáver de la víctima.

Según la investigación que administró el equipo de la entidad, el imputado mató al educador de un disparo ante de las 4:28 de la tarde, el 11 de octubre del 2017, llamó por teléfono a Víctor Elisander Ravelo Campos (El Herrero) y se reunieron en su residencia de los Altos de  Arroyo Hondo para coordinar como iban a ocultar el cadáver y  disolver o destruir los elementos de pruebas.

Un instante después de la reunión,  dejaron el cuerpo dentro de la camioneta marca Ford, modelo Ranger, color azul  donde cometió el delito y  junto a  Elizander se trasladaron a Las Caobas, en  Santo Domingo Oeste, en un taxi de la compañía Son Taxi,  a pesar de que desconoce con cual objetivos visitaron el lugar.

Luego  al final de la tarde Argenis  llamó  José Antonio Mercado Blanco (El Grande), para que fuera a su residencia y   una vez en lugar  ambos abordan la camioneta con el cadáver,  y   según los investigadores a eso  8:30 de la noche lanzaron el cuerpo  del profesor Ramírez Ferreras en la  cañada Arroyo Varia, en Hato Nuevo de Manoguayabo, atado con una cadena de 11 pies  y cuatro pulgada   de color plateado, con dos blocks con un candado.

Una vez terminada esa operación, pasado las 8:30 de la noche,  Argenis  se comunicó con  Lilian Francisca   Suárez Jáquez  y acuerdan verse en su residencia para coordinar como iban a ocultar la camioneta, porque está todavía tenía los asientos ensangrentados  y el cristal delantero derecho roto por el impacto de bala que mató al educador.

Lilian y Argenis ambos en sus respectivos vehículos se movilizaron a  la calle Q número 8 de la Ciudad Satélite, Los Rieles, Hato Nuevo, Manoguayabo, Santo Domingo Oeste, a la residencia de Juan Díaz Agüero y le piden que  les permita guardar la camioneta en ese lugar, porque Argenis había tenido problema con una persona y al día siguiente   alguien pasaría a recogerla, dejando el vehículo cubierto con una lona de color azul.

Al otro día, fue a la casa Juan,  en Hato Nuevo, Víctor Elizander Ravelo Campos (El Herrero), pide permiso  y dice que vino con instrucciones de  Argenis a   limpiar la camioneta y lo hace,   pero no la dejó en el mismo lugar y se marchó.

La presión social continuaba y ese mismo día el 12 de octubre, a las 12:40 de la madrugada  Argenis  a través de la página web compra un ticker aéreo con destino Miami  y ese mismo día  a las 1:11 de la tarde sale del  país.

Ante de marcharse le dio instrucciones a su esposa, la también imputada  Heidy Carolina Peña, para que ocultara la pistola  modelo Smith & Wesson, calibre nueve milímetros,  bañada de aceite con 10 capsulas en su cargador.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *