Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo.- Los agentes de la Policía arrestaron a presuntos delincuentes que irrumpieron en la finca propiedad del pelotero de Grandes Ligas Nelson Cruz, ubicada en Las Matas de Santa Cruz en Montecristi.

Los oficiales aseguraron que son miembros de una banda que tiene en azote a la provincia y explicaron que fueron cinco hombres, indocumentados, de nacionalidad haitiana, que perpetraron la madrugada del martes pasado la vivienda del jugador de béisbol.

Las autoridades expresaron que la pandilla de malhechores, encabezada por el haitiano Yaclet Desi, alias El Tuerto, de 34 años, mantenía en zozobra los municipios de Castañuelas, Los Almácigos y Las Matas de Santa Cruz, donde fueron señalados como los que penetraron a la propiedad del jugador de pelota, junto a un sexto hombre, que se encuentra prófugo y que durante el robo fue herido por el vigilante de la propiedad, Higinio Santana Báez, de 59 años.

Antes de invadir la residencia, los delincuentes envenenaron a dos perros del pelotero, a los cuales lanzaron salami contaminado.

La Policía recuperó, como parte de las evidencias, contra los que dice son delincuentes, un par de tenis ensangrentados, un pedazo de salami envenenado, y una porción de una sustancia tóxica con la que se presume se impurificó el embutido.

Los ladrones, violentaron dos vehículos del pelotero, penetraron a la cocina, la terraza y dos habitaciones.

“Los investigadores también remitieron a las autoridades judiciales de Montecristi varios videos, donde se observan imágenes grabadas en cámaras de seguridad de los antisociales detenidos, captadas en zonas aledañas, donde supuestamente cometieron varios robos y asaltos, provistos de arma de fuego”, reseña en una nota informativa la dirección Regional Noroeste de la Policía en Valverde.

Las autoridades no han revelado la identidad de los demás implicados en el robo, que ya fueron remitidos al Ministerio Público para que solicite la imposición de medidas de coerción en su contra en un tribunal de Montecristi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *