Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Alexandra Izquierdo

El pasado año, específicamente el viernes 28 de agos­to, circulaba en la prensa nacional la información de que el consejo de regidores del Distrito Nacional había aprobado cambios en sus vía en más de 42 calles, con el objetivo de mejorar la movilidad urbana en el polígono central, estas calles con la entrada en vigencia de esta disposición cambiarían en sentido y dirección.

Naturalmente, pudimos observar prácticamente de inmediato a través de las redes sociales la expresión característica de las personas de resistirse a los cam­bios; Sin embargo, luego de transcurrido ya más de seis meses se pueden observar mejoras significativas en la movilidad urbana en sectores como Naco, donde antes transitar por sus calles en cualquier dirección y a cual­quier hora era sumamente caótico mientras que hoy gracias esos cambios la circulación por sus calles hace que el tránsito sea más organizado y fluido.

Recientemente, el cabildo de la capital convocó a la ciudadanía a acudir a la vista pública donde se cono­cerían los temas referentes al cambio de las avenidas Abraham Lincoln y Winston Churchill de doble sentido a un solo sentido de circulación, acto seguido inmedia­tamente se empezó a sentir tanto en medios de comuni­cación tradicionales como en las redes sociales la resis­tencia a un cambio trascendental en la movilidad de la ciudad capital.

Históricamente nuestras autoridades han tomado medidas de esta naturaleza, por ejemplo la avenida In­dependencia era de circulación en doble sentido com­pleta y hoy solo se circula en dirección Oeste-Este en gran parte y la avenida Simón Bolívar en sentido Este-Oeste, igualmente la Gustavo Mejía Ricart se cambió un tramo de doble a una vía, también en ese momento ge­neró opiniones encontradas pero la realidad es que hoy nos hemos adaptado y transitamos por ellas de manera cotidiana casi olvidando que en alguna época lo hacía­mos de manera distinta.

Verdaderamente es necesario el diseño de políticas públicas para enfrentar el problema que constituye el incremento del parque vehicular que diariamente re­corre las calles de la capital dominicana y el caos que se produce en el tránsito. Concuerdo con que solamente con cambios de vías no podamos tener una solución de­finitiva para esta problemática, pero entiendo que de­bemos dar un voto de confianza para que nuestras auto­ridades municipales, acompañadas de técnicos, puedan iniciar a explorar, estudiar e implementar acciones que nos encaminen a tener una resolución exitosa.

El principal objetivo de quienes nos gobiernan debe ser generar bienestar en la población y entiendo que son medidas orientadas a reducir el consumo de combusti­ble, ahorrar tiempo en tapones y bajar las emisiones de gases dañinos para el medio ambiente.

De tener el resultado esperado estaríamos hablando que la población tendría un ahorro económico al gastar menos combustible, optimizaría el tiempo al recorrer sus trayectos más rápido y tendríamos una ciudad más amigable con el medio ambiente al emitir menos gases a nuestra atmósfera; Todo eso sin duda tendría un efecto positivo en nuestras vidas, y me atrevería a afirmar que en ese sentido viviríamos mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *