Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo. – Hoy se celebra en el país y otras partes del mundo el Día de Corpus Christi,  una fiesta  religiosa muy importante para los católicos, pues se conmemora la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, de igual forma también la Divinidad de la Santísima Trinidad: Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Se celebra  60 días después del Domingo de Resurrección para conmemorar la institución de la Sagrada Eucaristía.

La celebración del Corpus Christi fue instituida por el mismo Jesucristo la noche del Jueves Santo, mientras se encontraba junto a los doce discípulos en la Última Cena.

La Iglesia celebra esta  fiesta donde se revive el misterio del Jueves Santo a la luz de la Resurrección. El Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo presente en el pan y el vino.

A similitud del Jueves Santo se hace una procesión eucarística, con la que la Iglesia repite el éxodo de Jesús del Cenáculo al Monte de los Olivos.

Mientras que la procesión del Jueves Santo acompaña a Jesús en su soledad, hacia el vía crucis que lo llevara al calvario; la procesión del Corpus Christi, por el contrario, responde simbólicamente al mandato del Resucitado.

La Leyenda

Durante muchos años se ha emparentado la conmemoración del Corpus Christi con la leyenda del “buey  que le habló a su amo, por no respetar este día sagrado”.

La leyenda cuenta que un campesino no hizo caso a esta celebración cristiana y se dirigió a trabajar  la tierra con su buey y que éste le reprochó:” Que ni siquiera ese día lo dejaba descansar”.

Luego de este suceso  se corre la voz que en todo el mundo, se han producido varios milagros eucarísticos, Uno de los más famosos se produjo en 1264 cuando un sacerdote que celebraba la Santa Misa tuvo dudas de que la Consagración fuera algo real y al momento de la Eucaristía vio salir de ella sangre de la que se fue empapando en seguida el corporal.

La venerada señal fue llevada en procesión a Orvieto el 19 de junio de 1264. Hoy se conservan los corporales donde se apoya el cáliz y la patena.

Asimismo, el papa Urbano IV, movido por el prodigio y a petición de varios obispos, hace que se extienda la fiesta del Corpus Christi a toda la iglesia por medio de la bula Transiturus del 8 de septiembre del citado año.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.