Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo. – El señor Luis Peña Valdez, pasó 12 años preso en la cárcel de La Victoria sin ser sujeto ante la justicia, perdió lo más preciado mientras estuvo en el penal: su madre. La única persona que lo visitaba.

Cabe destacar que Peña Valdez, fue apresado en 2009 en Monte Plata, según cuenta, porque fue a casa de un ingeniero llamado “Moreno” con el que trabajaba a cobrarle 35 mil pesos, pero este, para no honrar el compromiso, mandó a que lo apresaran.

“Trabajaba con él y me hizo un daño, le presté dinero tres veces”, narró el albañil mientras era entrevistado en el programa El Sol de la Mañana, que se transmite por Zol 106.5FM.

“No le vi la cara” al ingeniero, cuenta el ex presidiario, que saló de La Victoria porque su caso fue dado a conocer a las actuales autoridades de prisiones, con la diligencia de Manuel María Mercedes, presidente del Comité Nacional de los Derechos Humanos.

Dijo además, que sobre el tercer préstamo de 35 mil pesos, el pago que recibió fue su envío a prisión, donde los policías no le hicieron preguntas, lo esposaron y luego lo mandaron «a La Victoria con un papel, cuyo contenido no conocía».

Destaca que su comportamiento fue sin conflictos en la cárcel, donde “no hay felicidad” porque siempre hay peleas, pero que cuando esos hechos ocurrían él trataba de aislarse.

La madre era la única que lo visitaba

Luis Peña dijo que antes de ser apresado vivía con su madre. “Yo la cuidaba”, dijo. Expresó que su progenitora lo visitaba, pero que enfermó y cree que la muerte le vino de la situación por la que él atravesaba, de estar preso sin haber cometido ningún delito.

Sin evidente rencor, este campesino de Monte Plata se alegra de estar libre, porque siempre “confié que Dios me daría la libertad”. Se dijo dispuesto a trabajar, comenzar de cero y que sea “Dios que haga justicia». Sobre el ingeniero que mandó a que lo apresaran, dice que se lo deja a Dios, “porque Dios se lo va a cobrar a él”.

Por su parte el Gabinete de Asuntos Penitenciarios y la Procuraduría Regional de Santo Domingo informaron que investigan si existen otros privados de libertad en las mismas condiciones que el albañil de Monte Plata que estuvo 12 años preso sin expediente ni cargos penales en su contra.

Durante las indagatorias, realizadas por Félix Castillo, procurador de Corte de Apelación, adscrito a la Procuraduría Regional de Santo Domingo, la Dirección General de Prisiones certificó al Gabinete Penitenciario que en sus archivos no había encontrado un expediente físico contra el interno. Lo mismo planteó la Fiscalía de Monte Plata.

Ante esta situación, el hombre que había guardado prisión en la Penitenciaría de La Victoria fue liberado y entregado a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Las autoridades indicaron que recién tuvieron conocimiento del caso durante una de las jornadas médicas en las que aplicaron pruebas de laboratorios para identificar posibles casos de internos afectados por la COVID-19.

El privado de libertad entregado a la CNDH, sin cédula de identidad electoral, aseguró que llevaba más de 10 años en La Victoria sin haber sido presentado ante un juez. Además, que al momento de su detención, se desempeñaba como albañil en la provincia de Monte Plata, de donde es oriundo.

El hombre también argumentó que su apresamiento se produjo cuando acudió a la casa de un ingeniero a cobrarle por un trabajo realizado. Explica que el patrón llamó a la Policía y un sargento y un cabo se presentaron al lugar y se lo llevaron al destacamento de La Quinta Compañía, de Monte Plata, y, al día siguiente, lo trasladaron para La Victoria.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *