Comparte esta noticia con tus contactos

LiranzoPor: Rafael Gonzales

Inicio presentándome, mi nombre es Rafael Nicolás González Graciano, tenía aproximadamente 7 años laborando para la Junta Central Electoral en el exterior, institución la cual hoy me destituye gracias a incorrecta investigación del proceso electoral pasado, dejándome desvinculado por un fraude electoral, así como mal manejo de los fondos electorales, de los cuales nunca participé, ya que estaba bajo licencia médica.

El abuso hacia mi persona inició desde el momento en que se solicitó la cancelación del Sr. Elpidio de la Rosa, quien era en aquel entonces, encargado de la oficina en New York y yo siendo encargado de la oficina en New Jersey (estado en el cual resido en EE.UU.), el Ingeniero Gilberto Cruz Herasme el cual era el Director del  Voto Dominicano en el Exterior, me solicitara que por un periodo no más de tres meses, estuviera encargando del manejo de la oficina en New York, lo que  acepté bajo las condiciones de que sería por un tiempo corto, plazo que se extendió por 2 años, de igual forma,  el Sr. Gilberto Cruz, en sus visitas por la oficina en New York en algunas ocasiones me solicitaba dinero de los ingresos de  la oficina, le sacara los viáticos que solicitaba para los viajes, cuando era de su conocimiento que esta acción no se podía realizar sin una comunicación y autorizada por Auditoria, así como Presidencia, (quería que violentara muchos de las reglas , la cual la misma Junta Central Electoral, prohíbe), gracias a tener conocimiento de lo correcto y no podía no hacerle caso hasta no tener por escrito todo lo que el pedía, pues tiene fama de hacer las cosas a su manera, no importa si es correcto o no (dicho sea de paso se dice llamar pastor de una iglesia).

Aún yo viéndome en la incomodidad de trasladarme desde New Jersey hasta New York continué entregándome a mi trabajo, no solo bastó con sacarme de esta oficina para trasladarme a otra más retirada, también me solicitaba en numerosas ocasiones realizar las funciones de técnico, instalando distintas oficinas dentro de EE.UU. cuando tenían que movilizarse de lugar , uno de esos casos fue la apertura de la oficina en el Bronx, de igual forma cuando se tuvo que movilizar de local, este último movimiento que tuvo dicha oficina provocó en mí, una pulmonía ya que trabajamos bajo lluvias y los  medicamentos provocaron el colapso de mis riñones, situación que me llevó a tener que ausentarme por las licencias y no poder llevar las elecciones del pasado julio 2020.

Cabe destacar que cuando se realizaron las diferentes reuniones con los jueces del pasado pleno, no solo yo, si no varios de los encargados informamos que la situación sanitaria por la que estaban atravesando los distintos países era prácticamente imposible llevar dichas elecciones, por el caos que podría ocasionar, al igual que el tiempo para el montaje de esas elecciones era bastante corto y no teníamos ni siquiera un esquema elaborado.

Aun viendo como estaba el mundo ante la pandemia del COVID-19,  el Sr. Gilberto se empeñó en realizar esas elecciones, a todo esto sin consultar con los encargados de cuánto sería el presupuesto electoral con el que las oficinas debían trabajar, cosa que me pareció extraño, pero donde más sospecha me dio es que por mi situación de salud el (Gilberto) se aprovechó para ir a encargarse de  las elecciones en New York y sin ser acompañado ni de un auditor ni de un personal de la Dirección de Elecciones, siendo esta la oficina más grande y la que manejaba un presupuesto de ¿….? El más grande de todas las oficinas.

En ese entonces el presupuesto electoral estaba bajo mi nombre pues las cuentas de la oficina solo teníamos acceso la Sra. Dolores Pérez y yo (Rafael González), a lo que el ingeniero mediante llamadas y mensajes de WhatsApp me pide que le envíe la  tarjeta de débito, que estaba bajo mi nombre con el dinero de la oficina a lo que yo astutamente llamé a la Dirección de Auditoría y le pregunté al Lcdo. Sandy Abreu (Auditor de las Oficias del Exterior), si era correcto que una tarjeta que tiene tanto dinero bajo mi nombre y bajo mi responsabilidad se la entregara al director, y él me respondió que no, que no puede haber ningún gasto bajo mi nombre estando yo en licencia médica, es cuando llamo al ingeniero y le informo que no podía darle dicha tarjeta, a lo que el procedió a solicitarle a la Sra. Dolores Pérez que procediera a sacar el dinero del proceso electoral a lo que la Sra. Pérez se negó, el volvió a contactarme para solicitarme la transferencia por escrito aprobada por el presidente Julio César Castaños Guzmán  de US$1,141,747.01 (UN MILLON CIENTO CUARENTA Y UN MIL SETECIENTOS CUARENTA Y SIETE CON UN CENTAVO DE DOLARES. Cantidad de dinero dividida en tres transferencias hacia la OPREE de New Jersey, específicamente a la Sra. Yohanna Tineo Estévez encargada de la misma.

De igual forma, se procedió a solicitar en fecha 11 de junio del año 2020, oficio VDE: 0611a, aprobado por presidencia en fecha 12 de junio 2020, en el cuarto párrafo punto ¨1. ASIGNAR como firmas autorizadas de la cuenta OCLEE New York a las empleadas Ana Matos Espinosa, supervisora oficina Bronx y la Sra. Gianilda Licelot Díaz Fernández, Auxiliar de la oficina Manhattan¨, a partir de ese momento él comenzó a tener el dominio de esas cuentas. En el último párrafo de dicha comunicación se informa que me encontraba de licencia médica por lo cual se procedió a solicitar que otras personas pudieran manejar dicho dinero, dejándome fuera del proceso electoral como de los fondos electorales.

La cancelación de las cuentas en el consulado en New York se debió al despilfarro de dinero que sacaban en cantidades extremas aún yo informando que la forma correcta era mediante cheques pagados directamente a la persona contratada para el proceso electoral como a los locales que iban a ser utilizados para dicho proceso electoral.

Dicho director tenía a los empleados en especial a los encargados de las juntas en el exterior como títeres pues solo daba órdenes pero no escuchaba sugerencias para el manejo de las oficinas, tal fue el caso a la hora de la elaboración del presupuesto electoral que no consultó con absolutamente ninguno de los encargados, cuando anteriores elecciones eran los encargados que informaban de cuanto sería el presupuesto para poder llevar unas elecciones, así se aprovechó para elevar a extremos y exagerados montos por lo cual en el día de hoy estamos siendo juzgados personas que ni siquiera estuvimos en el proceso.

Los desfalcos de ese señor se sentían hasta en las solicitudes abusivas de viajes y viajes para el exterior cuando él se llenaba la boca diciendo que le economizaba bienes a la institución, pero cuando se trataba de cosas para él,  no le temblaba el pulso, pues en cada uno de esos viajes, aparte de que se llevaba a su esposa (a todos), también solicitaba viáticos por días exagerados, todos y cada uno de esos caprichos de él fueron apoyados por el presidente de la pasada gestión, pues los demás jueces se oponían a todos esos abusos.

Por otra parte, en fecha 17 de mayo 2021 hice solicitud al presidente actual de la Junta central Electoral Sr. Román Andrés Jáquez Liranzo, vía la Dirección del Voto del Dominicano en el Exterior, las auditorías realizadas donde se me desvincula del presupuesto electoral así como del proceso electoral y aún a la fecha no he recibido respuesta, como tampoco me han enviado la carta donde se me desvincula de la Junta Central Electoral (JCE) habiendo hablado vía telefónica con Well Sepúlveda, nuevo Director Del Voto Dominicano en el Exterior, informándole que todos habían recibido la desvinculaciones, menos yo, hasta la fecha de hoy, la JCE está jugando el papel de que pase el tiempo, porque sin ese documento oficial no puedo demandar al órgano electoral, por actuar contra mí sin tener pruebas de nada de lo que se me acusa.

Otra de las barbaridades solicitadas por el Sr. Cruz Herasme a los encargados de las OPREEs, fue la de instruir para que todas las oficinas liquidaran (con solo haber pasado dos semanas) los fondos utilizados en las elecciones cuando el proceso de liquidación se toma tiempo para poder desglosar y verificar todos y cada uno de los gastos realizados, hecho que sorprendió a todos pues es la primera vez que se acciona de esta forma.

Este nuevo pleno encabezado por el Sr. Román Andrés Jáquez Liranzo tiene todos los documentos a manos de todas las irregularidades que se llevaron  a cabo por  el antiguo director del Voto Dominicano en el Exterior Gilberto Cruz Herasme, apoyado por su secretaria Matilde Howley, quien tapaba los trapos sucios del Director, presionando a los empleados de la dirección del Voto Dominicano en el Exterior a que firmaran recibos de pagos de miembros de colegios que trabajaron en las mesas electorales de New York en las pasadas elecciones.

Cuándo se ha visto un Director dejar sus funciones para cubrir el espacio de un encargado de una oficina, algo que le correspondía a elecciones enviar un personal capacitado para llevar a cabo dichas elecciones, cabe resaltar que el mismo director  años antes de las pasadas elecciones, él mismo pidió al pasado Pleno dirigir  las elecciones del exterior, a lo que   el pleno se negó, todo el manejo de las elecciones fue aprobado directamente por  el Presidente en ese entonces, Dr. Julio César Castaños, sin ser consultado por demás miembros del pleno.

El señor  Román Andrés Jáquez Liranzo ha demostrado que cubre las malas acciones del Director del Voto Dominicano en el Exterior, buscando culpables donde no hay, se ha demostrado que  este nuevo Pleno,  no le importa que a los empleados  (Encargados), los difamen y los critiquen, ya que las prensas atacan las oficinas y no defienden su personal ya que él tiene todos los documentos que avalan el cierre de las cuentas incluyendo la de Milano Italia, ya que esta cuenta se cerró por el mal manejo de la Embajada en Italia.

Entiendo que a la entrada de nuevos jueces a la Junta Central Electoral quieran contratar personas por compromiso o hasta por familiaridad, pero la forma para dejar vacante esos puestos no tiene por qué ser difamando a las personas que antes de que ustedes llegaran son personas que se entregaron por completo a la institución, hasta el punto de utilizar hasta sus vehículos personales al servicio de la junta, esto lo que provoca es coraje, pues pierden respeto y credibilidad como institución.

Y así dicen llamarse orgullosamente junteros, por favor, respétense… ¿Quién pudiera sentirse orgulloso de una institución donde la cabeza que la rige atropella los derechos de los empleados?

Atentamente,

Rafael Nicolás González Graciano, ex encargado oficina JCE Nueva York.

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *