Comparte esta noticia con tus contactos

Venezuela.- El gobierno de Venezuela ordenó la expulsión de la jefa de la delegación de la Unión Europea en Caracas, Isabel Brilhante Pedrosa, por «irrespetar el derecho internacional público» y se le concedió 72 horas para abandonar el país tras la decisión del bloque de imponer sanciones a casi dos decenas de funcionarios venezolanos acusados de minar la democracia o violar derechos humanos en el país sudamericano.

El canciller venezolano Jorge Arreaza indicó que se declaró “persona no grata” a Brilhante Pedrosa “por decisión” del presidente Nicolás Maduro.

“Las circunstancias de agresión no dejan opción” por “el irrespeto al derecho internacional público” y de acuerdo a la Convención de Viena sobre las relaciones diplomáticas, expreso Arreaza en una declaración a la prensa luego de un encuentro con la diplomática europea en la sede de la cancillería.

“Lo hacemos porque van ya 55 decisiones, de eso que llaman en la Unión Europea o en el sistema estadounidense sanciones, como si tuvieran ellos alguna autoridad moral, que no la tienen, tampoco legal, para imponer castigos alguno a ciudadanos de cualquier otro país”, añadió el político.

La decisión se anunció dos días después que los ministros de exteriores de la Unión Europea sancionaron a 19 funcionarios venezolanos, congelaron sus activos y les prohibieron los viajes al bloque citando la situación de deterioro que enfrenta Venezuela después de las elecciones de diciembre de 2020. Los principales partidos de la oposición boicotearon esos comicios.

Hasta ahora 55 funcionarios venezolanos han sido sancionados por la Unión Europea.

“Los individuos agregados a la lista son responsables, principalmente, de socavar los derechos electorales de las oposiciones y el funcionamiento democrático de la Asamblea Nacional y de serias violaciones de derechos humanos y restricciones a libertades fundamentales”, señalaron los ministros de la UE.

Esta la segunda ocasión en casi ocho meses que Brilhante Pedrosa es declarada “persona no grata” y el gobierno venezolano ordena su expulsión. En ambas oportunidades las medidas han estado relacionadas con las sanciones impuestas por el bloque europeo a funcionarios y aliados de Maduro.

En junio la expulsión quedó sin efecto luego de una conversación telefónica entre el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, y el canciller Arreaza. Entonces los diplomáticos coincidieron en la necesidad de mantener las relaciones diplomáticas.

El miércoles Arreaza lamentó que se impusieran nuevamente sanciones después de que el “año pasado se logró establecer una comunicación estable con el alto representante de las Relaciones Exteriores de la Unión Europea”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *