Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo. – La Corte de Apelación del Distrito Nacional conocerá este martes diversos recursos intercalados por los implicados en el caso de corrupción administrativa desarticulados mediante la Operación Coral.

Entre los impurtados  que buscan su libertad están:  Tanner Flete Guzmán, el hijo de la pastora Rossy Guzmán, implicada en la red de lavado producto de corrupción. Para conocer este recurso está apoderada la Segunda Sala Penal de la Corte.

Asimismo, la Tercera Sala de la Corte será la responsable de conocer las apelaciones depositadas por el coronel Rafael Núñez de Aza y Alejandro Montero Cruz.

De igual forma el Ministerio Público asegura que estos imputados y otros más, son parte de una estructura de corrupción creada por el mayor general Adán Cáceres para defraudar dinero del fisco público.

De acuerdo a los informes de  la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) instituye que Adán Cáceres instrumentó un entramado de criminalidad organizada compuesto por un esquema societario, y con la participación de miembros vinculados a cuerpos castrenses y civiles para colocar, estratificar y reintegrar al sistema financiero nacional dinero defraudado del Estado, dando apariencia de legalidad a los activos generados.

Los abogados del mayor general Adán Cáceres Silvestre acudieron a la Procuraduría General de la República (PGR) para solicitar la entrega inmediata de los bienes y activos de la Fundación Madre Tierra, la cual ha sido señalada en la red de lavado de activos del caso de corrupción desmontado por la Operación Coral.

Los magistrados Francisco Álvarez, Cristian Martínez, Romer Jiménez y Elsa Trinidad, que actúan en nombre de la entidad, afirmaron que la Fundación Madre Tierra ha sido objeto de una campaña mediática desarrollada por el Ministerio Público con los fines de desacreditarla.

Fundamentan que esta organización fue ocupada ilegalmente, ya que esta es una institución legalmente constituida y, según ellos, está fuera del caso Coral.

Denunciaron además que,  las instalaciones de Madre Tierra y sus operaciones han sido usurpadas y ocupadas por personas “cuyo único dato que tenemos para su identificación es, precisamente, que se acreditan como miembros y representantes de esta Procuraduría General de la República. Estas personas pernoctan y controlan la persona moral misma, sus propiedades, operaciones y dineros… hasta los que obtienen por venta de parte de sus bienes sin otorgar recibos”, dijo uno de los abogados.

Imputados

En el caso están imputados además de la pastora Rossy y el mayor general Adán Cáceres, exjefe del Cuerpo de Ayudantes Militares de la Presidencia (Cusep); el coronel Rafael Núñez de Aza, el teniente coronel Raúl Alejandro Girón, el cabo policial Tanner Flete Guzmán (hijo de la religiosa) y el mayor de la Armada Alejandro José Montero Cruz.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *