Comparte esta noticia con tus contactos

Con Navidad pasa lo mismo que con Black Friday o San Valentín. Se trata de una época en la que todos consumimos más de lo normal, por lo que no es raro que los cibercriminales -año tras año- se esfuercen por explotar las posibilidades de robar más datos bancarios y personales de lo que habitual. Especialmente ahora, cuando las compras online van ganando terreno. Recogemos algunas de las cosas que debes tener en cuenta durante las próximas semanas para evitar disgustos.

Ojo con lo que es gratis, o casi

Una de las campañas más atractivas para la víctima es aquella que utiliza productos actuales que están muy codiciados en el mercado. Estas campañas que prometen que puedes conseguir estos productos de manera gratuita o con un gran descuento, utilizan especialmente las redes sociales. A cambio de un ‘me gusta’ o de completar una encuesta, puedes ser víctima de una estafa a través de un esquema de pago por ‘clic’.

Un buen ejemplo de esto es la reciente campaña detectada por el Instituto Nacional de Ciberseguridad, a razón de Black Friday, en la que los cibercriminales se hacían pasar por Lidl y promocionaban la venta de un robot de cocina por menos de dos euros. En realidad, se trataba de una estafa para robar datos personales y bancarios y suscribir a la víctima a servicios premium.

Suplantando a empresas de mensajería

Con todas las compras que podemos llegar a realizar en estas fechas es fácil que caigamos en la tentación de abrir un correo de una supuesta empresa de paquetería y clicar en el enlace que se adjunta y, que supuestamente te da información del envío. Sin embargo, estas campañas pueden llevar sorpresas desagradables, como virus informático destinado a codificar los archivos del dispositivo desde el que se accede y que pueden llegar a pedir dinero a cambio de la descodificación. También puede esconder un troyano dedicado a recopilar información de la víctima.

Mejor con calma

Cuidado con cómo escribimos la dirección web que queremos visitar, ya que si lo hacemos con prisas y sin fijarnos podemos ser víctimas del ‘typesquatting’. Esta estafa se aprovecha de la similitud de los nombres entre webs oficiales y otras diseñadas para alojar un software malicioso que infecte tu dispositivo o para ofrecer concursos de dudosa reputación o publicidad de servicios poco fiables.

Cuidado con los chollos

Los ciberdelincuentes consiguen captar la atención de sus víctimas de una forma muy sencilla, suplantando a empresas de comercio electrónico muy potentes en España o marcas muy codiciadas. En este punto, el sentido común es importante y, antes de adquirir un producto a un precio increíblemente más bajo que la media en el mercado, hay que asegurarse de que la web es legal. Observar la ortografía, el contenido de la web, qué información aparece en el ‘Quiénes somos’, son cuestiones realmente importantes para evitar caer en una estafa. Otra manera rápida de salir de dudas es contactar directamente con ellos por teléfono o correo y, por supuesto, buscar en Internet a la empresa para conocer la opinión de otros usuarios.

FUENTE: ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *