Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Juan Taveras Hernández

Este país debió explotar por los cuatro costados cuando nos enteramos de los niveles increíbles de corrupción durante los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana que encabezaron Leonel Fernández y Danilo Medina.

El escritor, mi amigo el poeta Cándido Gerón ha publicado el cuarto tomo de su obra “República Dominicana, Paraíso de la Corrupción”, lleno de documentos que prueban el robo que de manera pública y ante los ojos de todos cometieron los dirigentes y funcionarios de los cinco periodos de gobierno morado.

Un recuadro en la portada del libro muestra:

  • 51,000 millones de pesos en “visitas sorpresas”. Y funcionarios denuncian mal manejo en la aplicación de su modelo.
  • 40,000 millones en un mes Obras Públicas y Oficina Supervisora de Obras del Estado sin sustento presupuestario.
  • 19,500 millones de pesos en asfalto caliente y adendas en ministerio de Obras Públicas.
  • 23,000 millones de pesos en presuntas irregularidades en el ministerio de Educación (2012-2018).
  • 14,700 millones de pesos en supuestas irregularidades en Oficina Supervisora de Obras del Estado. (OISOE)
  • 23,200 millones de pesos en presuntas irregularidades en las EDES.
  • 3,800 millones de pesos gastó gobierno de Danilo Medina en Primarias del PLD.
  • 8,200 millones de pesos gastó el PLD en campaña de Gonzalo Castillo. (Súbale algo poeta si no lo perjudica)
  • 7,000 millones de pesos en presuntas irregularidades en Programas Sociales (2012-20)
  • 70 millones de dólares construcción cárcel “La Victoria”. (Ahí deben estar, querido poeta)
  • Narcotráfico y Política”.
  • Y la ira del pueblo tampoco se ha expresado masivamente en ningún lugar.
  • En su “necesaria aclaración” el poeta Cándido Gerón dice: “El hecho de que tantas veces me haya referido a la corrupción gubernamental, obedece a que son

Muchas y necesarias las razones que me fuerzan a cumplir moralmente mi deber ciudadano, con la esperanza de que alguna vez pudiéramos disfrutar de un país mejor”.

Y la ira del pueblo tampoco se ha expresado masivamente en ningún lugar.

En su “necesaria aclaración” el poeta Cándido Gerón dice: “El hecho de que tantas veces me haya referido a la corrupción gubernamental, obedece a que son muchas y necesarias las razones que me fuerzan a cumplir moralmente mi deber ciudadano, con la esperanza de que alguna vez pudiéramos disfrutar de un país mejor”.

El prolífico escritor amenaza con un quinto tomo en el que trabaja arduamente para que salga a la luz en el menor tiempo posible. Al igual que los anteriores, este cuarto tomo están bien documentado. Los libros sobre la corrupción de Gerón han debido provocar reacciones diversas, despertar la rabia de los dominicanos exigiendo castigo a los culpables de su hambre y su miseria. Sin embargo no ha sido así.

El presidente Luís Abinader, que no llegó al cargo para robar ni para permitir que otros lo hagan en su nombre y con su complicidad, ha prometido que recuperará lo robado para invertirlo en otras de bien social. Ha dicho que tiene amigos, no cómplices, y el funcionario, no importa quien sea, que cometa actos reñidos con la ley, pagará las consecuencias. Ha pedido tiempo para sanear el Estado, estructurado para el saqueo y el robo. Confío en que lo hará.

La corrupción no es un mal necesario, como muchos dicen, es un mal que debe ser combatido porque es enemigo del pueblo al robarle su presente y su futuro.

La República Dominicana no puede seguir siendo un paraíso para los corruptos del sector público y privado, pues de lo contrario nunca progresará, nunca podremos disfrutar, como dice Cándido Gerón, “de un país mejor”. Y yo quiero un país mejor para mí, para mis hijos y mis nietos. ¿Y usted, no quiere lo mismo? ¡Es presos que los quiero!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *