Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo. – El ex secretario de finanzas del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) Víctor Díaz Rúa presentó este martes cuatro nuevos testigos en el juicio por el caso Odebrecht para tratar de conseguir su desligue del caso haciendo  referencia a que no recibió dinero por soborno y evidenciar que el Ministerio Público le atribuyó fondos de cuentas de campañas del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) para agrandar su patrimonio.

De acuerdo al primero de los testigos presentados por Díaz Rúa fue el también ingeniero Ramón Rivas, miembro del PLD y quien laboró junto al acusado cuando se desempeñaba como director financiero de la campaña para las elecciones congresuales del 2006.

Ante las preguntas del Ministerio Público, este testigo aceptó que la cuenta número 730515921 era una cuenta personal, pero que se utilizaba para asuntos de la campaña del PLD. Justificó que se suelen abrir esas cuentas en los procesos de campañas, porque los mismos son muy dinámicos y se amerita ese mismo dinamismo en los asuntos financieros.

Asimismo, una vez terminada la comparecencia del ingeniero Rivas, subieron al estrado al también ingeniero civil Miguel Logroño para hablar del presupuesto de la obra Autopista del Coral.

 

De igual modo Logroño declaró que Autopista del Coral es un proyecto de gran magnitud y que tanto el presupuesto de la obra como el diseño y los estudios técnicos, tardaron cinco años en completarse.

Respondió al Ministerio Público que, para poder hacer las gestiones de buscar los recursos para la obra, en la que tuvo participación Odebrecht, era necesario establecer un presupuesto básico y que ese presupuesto se aprobó en octubre del 2008 cuando Víctor Díaz Rúa era ministro de Obras Públicas.

De igual forma el tercer testigo en exponer fue el presidente de Hormigones Moya, ingeniero Diego de Moya, cuya empresa también trabajó en Autopista del Coral. Explicó que fue en la gestión del exministro de Obras Públicas, Freddy Pérez, que certificó junto a Odebrecht y Obras Públicas, el contrato para trabajar en la obra.

Asimismo, el testigo declaró durante el interrogatorio que Víctor Díaz Rúa no lo sacó del proyecto, sino que su empresa salió porque tuvo problemas con Odebrecht. Supuestamente, la constructora brasileña le exigió a cada socio buscar US$25 millones, algo en lo que no estaba de acuerdo.

Diego de Moya consideró que Odebrecht es una empresa corrupta, pero que durante el tiempo que estuvo en la obra no evidenció ningún ilícito.

Los abogados de Díaz Rúa renunciaron al testimonio de José Miguel Ureña y subió al estrado a la ingeniera civil Rosanidia Vicente, quien participó como supervisora de las obras carretera Casabito-Constanza y Río Jarabacoa.

Para terminar dijo que en esos proyectos se cumplieran todas las especificaciones técnicas de la calidad y cantidad. Además, expresó que en ambas obras surgieron muchos trabajos que fueron solicitados por la comunidad y que no estaban originalmente en el contrato, lo cual hizo que el presupuesto cambiara.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.