Comparte esta noticia con tus contactos

Por: Soraya Castillo

A principios de este mes, el presidente Luis Abinader sorprendió a la opinión pública nacional, al anunciar en un programa de televisión local que “en la próxima semana” llegarían las primeras dosis de vacuna contra el covid-19, y que serían usadas para inmunizar, en un primer momento, al personal sanitario.

El viernes 22 del pasado mes, la vicepresidenta Raquel Peña dijo que “en la próxima semana” iniciaría el proceso de socialización del plan de vacunación que en todo el país aplicará el Gobierno contra esta enfermedad.

De lo dicho por el presidente Abinader, hasta la entrega de este artículo para fines de publicación, todavía no se tenía información precisa de la llegada de esas primeras dosis de vacuna.

El gobierno compró 10 millones de dosis de la vacuna AstraZeneca, ocho millones de la Pfizer-BioNtech y dos millones de dosis de la Covax, que es el mecanismo de inmunización contra el coronavirus, impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Y tras el anuncio de la vicepresidenta Raquel Peña, ya han pasado varios días de esa “próxima semana” que aludió a finales de enero, y no sabemos nada de ese plan de socialización. Es decir, entramos a la segunda semana de febrero y todavía no conocemos ningún detalle de la jornada de vacunación anticovid.

Para seguir una ruta exitosa en la lucha contra el covid-19, es imperativo que las propias autoridades envíen señales claras en torno a cuál será el plan oficial para que estas vacunas lleguen a toda la población.

El gobierno debe decirnos qué hará para que cada ciudadano reciba las dos dosis recomendadas para inmunizar contra el covid-19. Sin embargo, lo que hemos visto han sido muchas versiones, planteamientos y avisos distintos sobre un mismo asunto.

Esto evidencia la falta de una línea comunicacional consensuada y coherente para informar gestiones encaminadas por el Gobierno contra esta enfermedad. El país está muy atento a las informaciones difundidas sobre la efectividad de estas vacunas. Y aunque gran parte de la sociedad dominicana sigue a la expectativa, y muy optimista con la llegada de este remedio contra el covid-19, es innegable que otros miran con recelo lo que en términos prácticos pueda garantizar estas vacunas frente al covid-19.

Por esta razón, el Gobierno no debe postergar más el comienzo de una campaña de concienciación colectiva, dirigida básicamente educar a la gente sobre la importancia de vacunarnos contra el covid-19.

Pero también está obligado a decirnos, con lujo de detalles y sin espacio para especulación, cómo y cuándo comenzarán estos operativos de vacunación, y bajo qué condiciones sanitarias y logísticas se desarrollarán.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.