Comparte esta noticia con tus contactos

Santo Domingo. – La próxima temporada de huracanes en América alcanzaría ser catastrófica en una región que todavía no se ha recuperado de las tormentas del año pasado y de la pandemia de la Covid-19, avisó hoy la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), que ya emprendió a preparar ayuda humanitaria para enfrentar las contingencias que cree serán inevitables.

Según los expertos presagiaron la formación de entre trece y veinte tormentas en el Océano Atlántico durante el período que empieza en junio, de las que entre seis y diez se convertirán en huracanes, de tres a cinco de ellos fuertes (de categoría 3 o mayor).

“En Centroamérica y Colombia, miles de familias aún se están recuperando de los daños causados? Por los huracanes Eta e Iota, que afectaron a más de 7,5 millones de personas hace apenas seis meses”, perpetuó el secretario general de FICR, Jagan Chapagain.

Asimismo, durante los próximos meses, estas mismas personas que todavía no tienen una  vía apta para las vacunas contra la Covid-19 y que se han quedado sin recursos, tendrán que enfrentarse de nuevo a aguaceros peligrosos, deslizamientos de tierra e inundaciones, punteó la FICR.

De acuerdo a los desafíos logísticos y dificultades de movilidad provocadas por la pandemia, la ayuda puede tardar más tiempo en llegar, por lo que la Federación se precipitó y llevó ayuda humanitaria por adelantado a Panamá, Guatemala, Honduras y el Caribe, para dar respuestas  a las necesidades de al menos 60.000 personas.

Por su parte los equipos de la Cruz Roja también están llevando mensajes de alerta temprana con las comunidades y están requiriendo a las personas a que se preparen para los efectos que pueda tener esta temporada de huracanes.

“Estos fenómenos meteorológicos son cíclicos y cada vez más frecuentes e intensos”, advirtió Roger Alonso, jefe de la Unidad de Desastres, Crisis y Clima de la FICR,.

De cauerdo a la información la situación es crítica en el Caribe de habla inglesa y holandesa debido a la erupción del volcán La Soufrière, que ha afectado a varios países, y por la pandemia que se encuentra en su punto más alto.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.